Luis Capucha: “hay que poner el capital en el ser humano y en el estado social”

adolescenteEl viernes 16 de mayo de 2014 durante la segunda jornada de la Conferencia Internacional SV4LIFE que organizó igaxes3 en la Ciudad de la Cultura en Santiago de Compostela, Isabel Lopes, directora técnica de la Asociación Humanidades de Lisboa moderó la mesa en la que Luis Capucha, del Instituto Universitario de Lisboa, junto a investigadores y usuarios de la Asociación, presentaron QualifiCAM, un estudio de evaluación del programa de Cualificación e Integración profesional de Madres adolescentes.

Isabel Lopes explicó que Humanidades ha hecho un sondeo con la Universidad de Lisboa para evaluar el trabajo que están haciendo.

Luis Capucha comenzó contando quiénes a su entender son las categorías humanas más vulnerables a la pobreza en todos los sentidos, porque aquí empiezan las historias que nos ocupan en el día a día. La exclusión, dijo, tiene mucho que ver con estilos de vida, actitudes, creencias… El problema está en la persona, en el entorno de esta persona y en las estructuras sociales donde se deciden las vidas de las personas.

Humanidades trabaja con adolescentes madres que no tienen aptitudes marentales, que tienen problemas con la escuela o no van a ella, que tienen falta de servicios para atender a sus hijos, que tienen problemas con su familia y/o con el padre de sus hijos.

El problema no es la maternidad de una adolescente, sino cuando su entorno, la familia y/o la comunidad no responden convenientemente.

En estas situaciones también están las administraciones, las redes sociales, el retroceso en el estado social, políticas sociales de ciudadanos de primera y de segunda… “y mientras los profesionales hacen lo que pueden”. “Ser madre es un problema cuando genera otros problemas”, afirmó.

¿Qué creo que deben hacer las asociaciones como la nuestra?, se preguntó en alto. Hacer política a favor de un cambio en la sociedad. No hay intervención social de calidad si no hay oportunidades; si trabajamos capacidades y después no hay oportunidades, no haremos nada bueno. Reflexionó sobre dónde hay que poner el dinero, él lo tiene claro, en el capital humano y en el estado social; en cuanto a las personas excluidas hay que trabajar con su familia, con su entorno más próximo y también con su entorno comunitario; y trabajar su empoderamiento pensando en la independencia en la vida adulta.

Una asociación humanista

Isabel Lopes, directora técnica de Humanidades explicó que ellos no ven la realidad de una forma neutra, sino que su organización es humanista, lo que importa es el capital humano. Esta condición les hace fijarse en la persona en su conjunto. Se trata de creer en las personas, creer que pueden hacer, que van a encontrar su dirección. En este camino, explicó, también estamos los profesionales y en nuestro caso queremos saber si lo que hacemos lo hacemos bien, también qué hacen otros, etc.

Si pierdes a tus hijos, si vuelves a la cárcel… es problema individual de una persona; nuestra intervención debe ser como una rosa de los vientos, flexible para moverse en todas las direcciones.

Observamos, identificamos problemas, queremos que se tome conciencia de los problemas… Nuestra investigación, apuntó, evalúa nuestro método de intervención, nuestra cualificación y la cualificación de nuestros jóvenes.

Acompañándoles en la mesa, además de los investigadores, estuvo Carla quien traía a todo el auditorio un mensaje de sus compañeras en la Asociación Humanidades de Lisboa: nunca hay que abandonar los sueños a pesar de los obstáculos, que todo es posible con fuerza de voluntad, esfuerzo y lucha. Si no lo conseguimos no pasa nada, a hacer otro plan de acción fijando tiempos cortos, anotando los recursos que necesitamos para conseguir nuestros sueños y haciendo una lista de a quién podemos recurrir.

Esto es lo que hacen en la Asociación Humanidades, estar en constante búsqueda de un nuevo camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *